Razones por las que viajar ayudan a sanar un corazón roto

turismo corazon roto

Todos hemos pasado por lo menos alguna vez en nuestra vida, por una ruptura amorosa, un declive emocional o algo similar, quedando dentro múltiples sensaciones y heridas que resultan difíciles de tratar, pero tenemos una solución, una especie de válvula de escape a ese mal rollo y tensión y es que para tratar las afecciones de ese no tan a veces amigo, llamado corazón, en viajar está la clave.

¿Por qué decimos que viajar ayuda a sanar el corazón?

Y es que con el simple hecho de pensar en superar lo vivido y cargarse de actividades extras para dejar a un lado lo sucedido, es decir, el no pensar, no se está buscando una solución sino ocultarla, silenciando esa parte de nosotros que grita su malestar, en pocas palabras, asfixiando los sentimientos con un gran número de actividades.

Y como ninguna ruptura es fácil sino que acarrea una fluctuación de estados que van desde la tristeza, la melancolía, la alegría parcial cuando se está con familiares o amigos cercanos, viajar para sanar, parece y es la medida más loable y sensata que estar fingiendo sonrisas que restarán más armonía a tus días, así que hay que buscar algo que te libere y aporte goce a tu vida.

Deshazte del móvil un momento y planifica un viaje con todas sus implicaciones, con el vuelo, hospedaje, itinerario a cumplir los días que estipules estar fuera, la ropa que llevarás, accesorios, cámara y kit de emergencias, porque lo ideal es desechar el reparar que hiciste o no hiciste mal durante esa relación, ya pasó y tú debes pasar página porque la resignación siempre llega y para no esperarla hecha un desastre, enfócate en ti, visita lugares de interés como museos, cafés, tiendas, pueblos, playas, etc., ya que las opciones son infinitas, busca la que mejor se ajuste a tus gustos y posibilidades.

Es por eso que te aconsejamos viajar para sanar

Además, las ventajas serán todas para ti porque degustarás nueva gastronomía y es que a ver, ¿eso de probar delicias acaso no es una práctica motivante?

Pues sí, indudablemente en el lugar donde estés, habrá un abanico de opciones de platos de ensueño, puedes incluso pedir la receta o tratar de participar en su elaboración donde los pidas, por algo dicen que preguntando se llega a Roma y con esto no solo aprenderás, te interrelacionaras con otras personas y espacios y degustarás nuevos sabores, sino que desarrollaras el olvido de las malas sensaciones, porque hay sabores y alimentos que te llegan al corazón, como los postres, por ejemplo.

Otra de las ventajas es que puedes traer recuerdos utilizables, no solo postales y fotografías sino alguna prenda que puedas llevar en tus actividades, un perfume y hasta un llavero. Y mientras te planteas cual será tu destino, darte un aire fresco y darle vueltas a las razones positivas de emprender una escapada de días o semanas que ayuden a menguar el duelo, darle la vuelta a la tortilla y por consiguiente sanar esa herida, debes tener presente que no eres la única persona que pasa por esta experiencia, nadie está exento a ello.

Sabiendo que es posible viajar para sanar ¿te quedaras pensando o te animarás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *